Deja que estas tres palabras se sumerjan en la profundidad de tu corazón.  Aprende a sentarte en silencio, tranquilamente, sin luchar contigo mismo, relajado.  Recuérdalo; no es una postura de yoga, que supone un esfuerzo constante.  No es necesaria ninguna postura de yoga.  Siéntate de cualquier manera que encuentres relajada; una silla puede servir también.

Quédate en reposo…, y cuando la energía se acumule dentro de ti, comienza a ser creativo.  Pinta, canta, baila, o haz cualquier cosa que te guste, para lograr que este mundo sea un poco más hermoso, un poco más cálido.

Tenemos que crear el paraíso en la Tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website