Gobiérnate a ti mismo según la ley.  Esta es la simple enseñanza de los que están despiertos.

El hombre nace inconscientemente, aunque tiene el potencial para llegar a ser consciente.  Pero continuará siendo solo un potencial excepto que trabajes duro para desarrollarlo.  Uno nace con la capacidad intrínseca de conquistarse a sí mismo, pero toda tu energía se vuelve extravertida.  Al vivir con personas que son extravertidas, ambiciosas, que desean esto y aquello, el niño empieza a imitarlo también.  Aprende de los demás -de los padres, profesores, sacerdotes, políticos-, aunque todos ellos están en el mismo barco.  Algunos persiguen el dinero, otros el poder, la fama, pero nadie parece estar interesado en el propio ser.  Nadie parece estar dispuesto a realizar la gran peregrinación del autodescubrimiento.

Buda dice: gobiérnate a tí mismo.  Si de alguna estás interesado en el dominio -¿y quién no lo está?-.  Entonces interésate en el autodominio.  No desperdicies tu tiempo tratando de dominar a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website